Robregordo. Ven y disfruta.

Descubre los lugares de interés

Iglesia Parroquial de Santa Catalina

Se trata de uno de los edificios más destacados de nuestro municipio, ubicado en la Calle Real. Se construcción se remonta a principios del siglo XVII, si bien ha sido remodelada posteriormente.

La edificación consta de tres naves, con soportes de madera. Sobresale su torre, de planta cuadrada y un solo vano central, con tres cuerpos. En el interior con un pequeño atrio-mirador de forma semicilíndrica se conserva una talla de gran valor (San Juanito y el cordero), así como otra talla barroca de la Virgen y una pintura de Cristo crucificado

Calle Real

La calle principal del casco urbano cruza el pueblo de norte a sur. En ella, además de la Iglesia Parroquial de Santa Catalina, se pueden admirar diversas viviendas y construcciones tradicionales características de la Sierra Norte, con materiales de la zona.

Coincide la Calle Real con el trazado de la Cañada Real Segoviana, una de las Vías Pecuarias más destacadas de toda la Comunidad de Madrid. Esta antigua vía, por la que se desplazaba el ganado trashumante antiguamente, conecta el suroeste de La Rioja con la provincia de Badajoz, atravesando las provincias de Burgos, Segovia, Madrid, Toledo y Ciudad Real.

Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Robregordo se ubica en el extremo meridional del casco urbano, en la parte baja del pueblo, en la Plaza Puerta del Sol. Se trata de un edificio de dos plantas, construido con piedras de la zona y presenta una cubierta de tejas, a dos aguas, integrándose a la perfección con el resto de edificios de Robregordo.

Sobresale un gran reloj ubicado sobre la puerta principal del acceso al Ayuntamiento, encima del balcón principal. En sus laterales llaman la atención unas grandes cristaleras, que permiten aprovechar la luz natural en el interior de la edificación.

La Fragua

Antiguamente Robregordo contaba con una fragua, al igual que otros tantos pueblos de la Sierra Norte. Era el lugar en el que trabajaba el herrero, encargándose de diversas tareas, como arreglar y “aguzar” diversos aperos de labranza empleados por los vecinos del municipio, como las rejas de los arados.

A los herreros de Robregordo, al igual que a los de Somosierra, no les faltaba trabajo dada su cercanía al Puerto de Somosierra y al continuo tránsito de viajeros. Fabricaban también, sobre todo llegado el invierno, herraduras, clavos, picos, guadañas y otros utensilios que después vendían. Este lugar se convertía a menudo en punto de reunión para los vecinos del pueblo, especialmente si llovía y no se podía trabajar en el campo; en ocasiones se decía “día de agua, día de fragua”. En la actualidad está el edificio está ocupado por un alojamiento rural.

El potro de herrar

Junto a la fragua se ubicaba el potro de herrar. Gracias a esta ingeniosa estructura, cuyo diseño tiene siglos de antigüedad, se podía herrar de manera sencilla a vacas y bueyes (a los que se les colocaban los “callos”) y a caballos y mulas (a los que se les ponían herraduras).

Estas labores las desempeñaba con suma destreza el herrero, a menudo con ayudaba de los propietarios de las vacas o los caballos. El potro de herrar dispone de cuatro grandes pilares de piedra, entre los que se disponen varias vigas de madera. Resultaban fundamentales otras piezas como el “yugo” o “ubio”, donde se sujetaba la cabeza a los animales, o los “apoyamanos”, para colocar las patas que se iban a herrar.

El Corral de Concejo

Estuvo en funcionamiento entre el s. XVII y mediados del s. XX. El antiguo recinto donde se ubicaba, de altas paredes de piedra, se encuentra en ruinas y no tiene ningún aprovechamiento en la actualidad.

Durante años desempeño importantes funciones para el municipio, como el ordenamiento de las tareas de Robregordo, fue lugar de reuniones, salidas de “hacenderas” y distribución de personal a los puntos de trabajo. Desde este punto se llevaba a cabo la distribución del agua para el riego de las huertas existentes en torno al pueblo, hoy desaparecidas en su mayoría.

Área Recreativa El Plantío

El Área Recreativa El Plantío disfruta de una situación inmejorable. Se encuentra muy cerca de la parte alta del casco urbano, enclavada en un entorno de gran valor ambiental y paisajístico, junto al río Madarquillos, de limpias y rápidas aguas. Es un punto idóneo para iniciar las dos rutas señalizadas que recorren nuestro municipio.

Existen varias mesas con bancos que resultan idóneas para comer o descansar, además de diversos columpios. El acceso se realiza a pie, desde el pueblo, al final de la Calle de la Iglesia cruzando la N-I a través de un túnel, o bien en coche, desde la N-I (la entrada está señalizada con un panel).

Dehesa Boyal

Cerca del Área Recreativa El Plantío, aguas arriba del río Madarquillos, se enclava la Dehesa Boyal de Robregordo. Se trata de uno de los espacios de mayor valor natural de todo el municipio, especialmente por las diversas especies de árboles que crecen en este lugar, entre los que destacan los acebos.

En este magnífico enclave se ubica uno de los mayores tesoros naturales de la Sierra de Guadarrama, la única acebeda que se puede contemplar en toda la Comunidad de Madrid, un espacio de gran valor que puede ser visitado a través de nuestras rutas señalizadas. Son muchos los alicientes naturales que ofrece la Dehesa Boyal, además de los vistosos acebos, como otras especies de árboles (robles melojos, abedules, avellanos y tejos) y la interesantísima fauna que alberga este ecosistema, con la presencia de muchas especies de aves, mamíferos y reptiles, así como numerosos invertebrados de gran valor (como mariposas).

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies>

ACEPTAR
Aviso de cookies
English English Spanish Spanish